Cambio de tendencia: las ventas a Brasil subieron más que las importaciones

Se consolida la reactivación de la económica brasileña. Las exportaciones crecieron 17,7% interanual en febrero, mientras las compras subieron 15,3%.

Los datos de intercambio comercial con Brasil correspondientes febrero trajeron dos buenas noticias. En el segundo mes del año las exportaciones totalizaron u$s 750 millones, un 17,7% de incremento respecto del mismo mes del año anterior, mientras que las importaciones alcanzaron los u$s 1465 millones, 15,3% de incremento interanual. Así, el saldo de la balanza comercial arrojó un rojo de u$s 715 millones. El dato saliente, sin embargo, es que por primera vez en trece meses las exportaciones crecieron por encima de las importaciones.

Por otra parte, la participación de los productos argentinos en las importaciones brasileñas pasó de 5,8% en febrero de 2017 a 6% el mes pasado. Esto se da en el marco de la reactivación de la economía brasileña y el impulso a las importaciones por parte de ese país, en especial de productos industriales.



Según datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios brasieño en el primer bimestre, las exportaciones argentinas a ese destino totalizaron u$s 1477 millones, 12,1% más que en 2017. El informe destaca que las importaciones de automóviles totales de Brasil aumentaron 123% en febrero, por lo se descuenta que una porción grande de esa torta se la llevó Argentina Además, se vendieron a ese destino polímeros plásticos, autopartes, aceite de girasol y aluminio, que ocupan los principales cinco lugares de las ventas destinadas a socio regional.

En el primer bimestre del año, las importaciones desde Brasil llegaron a u$s 2670 millones, con una canasta compuesta por automóviles, autopartes, tractores, neumáticos y aceites combustibles. De este modo, el déficit de la balanza comercial llegó en el primer bimestre del año a u$s 1193 millones.

Un informe de Ecolatina destaca que "por primera vez en trece meses, las exportaciones crecieron a un ritmo más elevado que las importaciones desde Brasil". Esto se registró en un contexto en el que el flujo de comercio bilateral (suma de exportaciones e importaciones) con el principal socio comercial de la Argentina trepó a u$s 2215 millones en febrero de este año. "Esto implica un incremento de 16% respecto al mismo mes del año pasado", apunta Ecolatina.

La recuperación de la economía brasileña, con una mejora de la demanda de insumos industriales, y la mala campaña de trigo que tuvo Brasil están detrás del buen desempeño exportador. "Los datos del intercambio bilateral con Brasil del primer bimestre del año dan cuenta de una tendencia de mayor estabilidad que continuaría a lo largo de 2018, pronostica Ecolatina.

Por su parte, desde Abeceb destacan, que el consumo de las familias brasileñas creció luego de dos años, la inversión bruta dejó de caer en términos desestacionalizados e incluso la rotación de cultivos podría beneficiar a las exportaciones de trigo argentinas, que hoy representan un 10% del total de exportaciones a Brasil. En el caso de los autos, que suponen un volumen cercano al 40% del total exportado las proyecciones de incremento este año hablan de 13% de incremento, y la mayoría de los productos industriales "tienen perspectivas positivas a futuro, pintando un panorama alentador", indica Abeceb.

De cara a los próximos meses, subraya que "con un escenario base de compras desde Brasil creciendo en torno al 8% en valor, anotando una considerable desaceleración con respecto 2017, podemos esperar que las importaciones sigan creciendo por debajo de las ventas".

Consultado sobre qué sectores podrían crecer en términos de exportaciones a Brasil, Marcelo Elizondo, director general de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), consideró que "puede haber algún impacto positivo en químicos, especialmente agroquímicos, también plásticos, y algunas máquinas y aparatos".

A esto hay que sumar el espaldarazo que tendrán las ventas externas de automóviles, aunque aclaró que por ese lado se enciende una luz amarilla. "La firma del acuerdo Mercosur-Unión Europea es la principal amenaza para el sector, porque si bien se establecerán cupos y la apertura del mercado será gradual, permitirá el ingreso sin aranceles de autos de la UE", afirmó el analista.

Pese a todo, hay margen para crecer. En 2013, las exportaciones argentinas a Brasil llegaban a u$s 17.500 millones, mientras que el año pasado sólo fueron u$s 9300 millones.

"Podemos crecer en exportaciones pero tenemos problemas vincualdos a la competitividad", sostuvo Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI. Y destacó que en 2018 se va a profundizar el déficit de la balanza comercial total, que podría llegar a los u$s 15.000 millones (en 2017 fue u$s 8471 millones). "Por cada punto que aumenta la actividad, las importaciones aumentan 3%, porque la matriz importadora de Argentina es netamente productivista", explicó Ponce.