Eligieron los autos más seguros del año

El Centro de Experimentación de Seguridad Vial premió a los modelos que llegaron en este año teniendo en cuenta su estructura, su equipamiento y su precio.

El premio al auto más seguro del año ya se ha vuelto un clásico de nuestro mercado. Otorgado por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), califica según la categoría a los modelos que mayor seguridad brindan y que hayan llegado entre fines del año pasado hasta la actualidad.



De este modo, el Fiat Argo fue elegido en la categoría de autos chicos, el Toyota Corolla, en la de los medianos; y los Ford Mondeo y EcoSport entre los grandes y los SUV, respectivamente. Adicionalmente se entregó el premio a la excelencia en seguridad, otorgado al Mercedes-Benz Clase E.

Entre todos los ganadores se elige al Auto de Oro, galardón que terminó siendo para el Toyota Corolla, por obtener un mejor coeficiente entre el nivel de protección y el precio con el que es ofrecido en nuestro mercado.



El criterio de CESVI para elegir a los ganadores se establece evaluando los distintos sistemas y características que posee el vehículo, con la ponderación de más de 190 ítems y factores, en función de la seguridad que le proporcionan a los ocupantes de un vehículo.

Así es que se se examinó su seguridad activa, seguridad pasiva, comportamiento estructural y asistencia a la conducción. El puntaje de cada uno de estos rubros determina un índice de seguridad, que luego se vincula con el valor de venta para determinar finalmente la relación precio-seguridad.

El avance de la tecnología y de algunas normativas en materia de seguridad, obligó a CESVI a avanzar en su evaluación. Desde este año se decidió que los elementos que son obligatorios por ley, como los airbags frontales y el sistema ABS, ya no sumen puntaje. En cambio, el nuevo protocolo aumentó la puntuación de los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS), como el freno automático en ciudad, el alerta cambio de carril, el detector de fatiga, la detección de puntos ciegos, el estacionamiento automático o control de velocidad crucero adaptativo, entre otros.



El análisis técnico destacó del Fiat Argo que fue " diseñado con un 75 % de aceros de alta resistencia que ayudan a disipar la energía ante un impacto". También resaltó la incorporación del sistema que monitorea la presión de neumáticos para todas las versiones, los anclajes ISOFIX para butacas de seguridad infantil, los cinco apoyacabezas regulables en altura y la Distribución Electrónica de Frenado que complementa al sistema ABS.



Del Toyota Corolla, el gran ganador de este año, el CESVI resaltó la incorporación del control electrónico de estabilidad y los siete airbags, incluyendo un de rodilla para el conductor, como equipamiento de serie para toda la gama. También tomó como referencia los resultados de las pruebas de choque de Latin NCAP, en donde obtuvo la máxima calificación (5 estrellas) en la protección de adultos y de ocupantes infantiles.



El Ford Mondeo fue el elegido entre los autos grandes por lograr la mejor puntuación en comportamiento estructural y por una serie de asistentes que actúan preventivamente para evitar que se produzcan colisiones producto de la falta de adherencia, pérdida de trayectoria o de potencia, como los controles de tracción y estabilidad, el asistente para arranque en pendientes y el control de torque en curvas.



Del otro Ford premiado, el EcoSport, se subrayó la incorporación de los controles de estabilidad y tracción, el asistente de arranque en pendiente, los anclajes ISOFIX para toda la gama, y un sistema de activación de balizas y desbloqueo de puertas post colisión.



En el premio a la excelencia, que se lo llevó el nuevo Mercedes-Benz Clase E, no se toma en cuenta el precio de mercado, sino que solo se valora su equipamiento de seguridad y su nivel de protección. Para eso fue clave el resultado que tuvo este sedán en las pruebas de choque de Euro NCAP, en las que además de lograr las cinco estrellas en cada categoría, consiguió un 95 % de protección para adultos, un 90 % para niños y 77 % para peatones.