Innovación sustentable: ingenieros de la UNLP diseñaron un auto eléctrico con material reciclado

Al recargarse en un tomacorriente, el vehículo impulsado con baterías de litio consume la mitad de energía que un aire acondicionado. Las pruebas hechas en las calles de Bavio fueron un éxito y continuarán en la República de los Niños.

Miembros de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) pusieron a prueba su primer auto eléctrico, desarrollado a partir de la adaptación de un Volkswagen Gol donado por el Ministerio de Seguridad bonaerense con materiales reciclados.



Al recargarse en un tomacorriente alrededor de cinco horas, el vehículo impulsado con baterías de litio consume la mitad de energía que un aire acondicionado. “El andar es precioso, sólo se siente el ruido de las ruedas pegando en el asfalto”, sostuvo el ingeniero electrónico Guillermo Garaventta, quien fue parte del equipo de profesionales que desarrolló además una moto, un triciclo y los colectivos eléctricos del bosque de La Plata.



Ingenieros y estudiantes avanzados de las carreras de Aeronáutica, Mecánica, Electrónica e Ingeniería en Computación participaron del proyecto y remarcaron que se trata de un rodado que no contamina, con una autonomía de entre 70 y 90 kilómetros y una velocidad media de 70 km/h.



El Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) del Departamento de Aeronáutica invirtió cerca de 8 mil dólares en equipamiento y baterías para la mutación del automóvil, que tiene un motor eléctrico trifásico y de 12 kilovatios, y continuará sus pruebas en la República de los Niños.



Garaventta subrayó que “el litio es un mineral estratégico para el mundo y Argentina cuenta con importantes reservas”. “Las facultades tienen que estar en la frontera del conocimiento, entonces estamos tratando de validar conocimientos tecnológicos eléctricos puros, utilizando estrategias de control de cargas y descarga de las baterías, que son propias, porque nadie te dice cómo se realiza”, agregó.



A su vez, señaló que “no hay legislación de autos eléctricos en el país, por eso, esto es un desafío para nuestro staff político, para que vea que estamos en condiciones de hacer autos eléctricos, que la universidad no pretende fabricarlos, pero sí informar a la sociedad para qué sirve”. 

“Deberían instalarse empresas aquí y que nos dejen participar con nuestro staff científico para que puedan desarrollarse las nuevas tecnologías del litio”, propuso.