El cupón PBI subió un 7% luego del dato favorable de la actividad económica en octubre

La economía creció 2,8% en diez meses y precisa llegar al 3% para que gatille el pago. Los inversores se entusiasman, pero los analistas aún dudan.

La incógnita sobre si se paga o no el cupón PBI se mantendrá hasta el último segundo. Pero mientras tanto los buenos datos divulgados por el INDEC sobre actividad económica volvieron más optimistas a los inversores. Como resultado, ayer este instrumento subió 7,2% tanto en su cotización en pesos como en dólares. El salto se dio tras la divulgación del EMAE (Estimación Mensual de Actividad Económica).

Para que se gatille el pago por parte del Tesoro del cupón PBI es necesario que la economía crezca por lo menos un 3 por ciento. Y luego del dato conocido ayer esta posibilidad luce un poco más factible, aunque nadie podría asegurar que finalmente se llegue a ese número. El INDEC informó que la economía creció 5,2% en octubre, el más alto desde junio de 2015. Y en el año acumula una expansión de 2,8 por ciento.

Como el último bimestre del año pasado la economía ya estaba en plena recuperación, no será tan fácil llegar finalmente al 3% de expansión del PBI en 2017.

Faltando dos meses en la medición de la actividad para completar el 2017, la posibilidad de que finalmente la economía crezca 3% luce por lo menos factible.

Pero más allá de la euforia del mercado, muchos prefieren la cautela. "Octubre de 2016 había sido muy flojo en la medición del INDEC. En cambio, la reactivación se sintió ya en los números tanto en noviembre como en diciembre. Por eso no va a ser tan fácil que finalmente el PBI llegue al 3% para gatillar el pago", explicaba el economista de una sociedad de Bolsa que está entre las más grandes del mercado. El entusiasmo está relacionado a que el EMAE de octubre arrojó una mejora superior a la pronosticada por los analistas.

El último pago del cupón PBI se produjo en diciembre de 2012, luego del crecimiento registrado en 2011. A partir de allí nunca la economía creció por encima del 3%. Hubo un amague en 2013, pero luego hubo una polémica revisión a la baja de último momento -con Axel Kicillof como ministro de Economía- y no se produjo el desembolso.

Si finalmente se gatilla el pago, al Tesoro le costaría unos u$s2.500 millones. Esa cifra no figura en el Presupuesto y agrandaría el déficit del 2018.

El año pasado el Gobierno exploró la posibilidad de efectuar una recompra al menos parcial del cupón -incluso fue anunciada por el entonces ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay- pero quedó en el camino. En ese momento se hizo alusión a problemas tanto técnicos como legales, según consigna Infobae.

Existe un aspecto aún no dilucidado que está relacionado con el "año base" que se toma en cuenta para calcular el nivel del PBI de la Argentina. Si es de acuerdo a la base 2004 o a la de 2012. Esta definición corre por cuenta del Ministerio de Finanzas, que aún no se ha pronunciado, pero resulta clave para calcular cuánto se podría llegar a pagar el año que viene.