El Indec estimó que el PBI aumentó 3,9% en noviembre

Acumuló un incremento del 2,9% en los primeros 11 meses. Expectativas de desaceleración.

El Estimador Mensual de Actividad Económica, un anticipo de la variación del PBI que se informa por trimestre, arrojó en noviembre el noveno aumento interanual consecutivo, con 3,9%, tras subir 0,4% respecto de octubre. Y por cuarto mes seguido, el ritmo de recuperación de la generación real de riqueza se ubicó por debajo de las estimaciones privadas.

Incluso, el aumento registrado en noviembre fue inferior al de octubre, fenómeno que se explica exclusivamente por una base de comparación diferente, porque la economía virtualmente pasó de contraerse a tasas de 4% a 5% desde junio hasta octubre, a una leve baja de 1,3% en el undécimo mes de 2016. De ahí que con la reactivación acumulada desde marzo el EMAE logró volver al nivel récord de junio de 2015, en plena campaña electoral.

Una vez más las ramas más dinámicas fueron la construcción con un avance del 16,6%, en contraste con un receso de 8,7% en noviembre de 2016; el sistema financiero 7,8%, venía de una retracción del 4,8% doce meses antes; y el comercio mayorista y minorista 5,5%, también después de una baja de 1,2% el año previo.

Las estimaciones preliminares de estudios privados para diciembre dieron cuenta de una nueva desaceleración de la actividad agregada, de ahí que se afirme en el mercado la previsión de que 2017 cerró con un crecimiento del PBI inferior al 3%, un umbral clave para que en diciembre próximo no se dispare el pago del cupón PBI a los bonistas que aceptaron el canje de deuda en default, se estima en unos USD 2.500 millones.

Para el corriente año, luego de la "recalibración" de la meta de inflación, a un nivel más realista que el 10% más menos dos puntos porcentuales, y de la decisión de Hacienda de impulsar una disminución de la tasa de interés real, el escenario en términos de actividad también cambió, y, al contrario del objetivo buscado por el equipo económico de la Jefatura de Gabinete, lejos de favorecer expectativas de mayor aumento del PBI, el consenso de los analistas comenzaron a ajustar sus previsiones para abajo, algunos ya arriesgan unas décimas menos que en el último año.